Posts Tagged ‘Juan C. Aguilera’

Crecimiento no es igual a madurez – Juan C. Aguilera

Crecimiento no es igual a madurez

Lucas 8:6,13

“Otra parte cayó sobre las piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad. Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, Reciben la palabra con gozo; pero estos no tienen raíces; crece por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan”.

En mi caminar con el Señor he observado como muchos de los que se acercan y creen han tenido un crecimiento y “madurez” para asimilar el proceso de Dios, pero llega un momento en sus vida que todo cambia y las adversidades les hacen retroceder y se desvanecen a tal punto que llegan a negar las maravillas de Dios y a retroceder sin intención de regresar.

Sigue leyendo

Fiestas en el cielo – Juan C. Aguilera

San Lucas 15:32

“Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.”

Hace unos días meditando en unos textos de la biblia pensaba en la forma que Dios se regocija en encontrar lo que se perdió o ver resucitado lo que estaba muerto, y contemplando eso me conforta el saber que Dios ama tanto y desea que estemos siempre cerca de él ya que en su regazo es donde estamos seguros y donde podemos estar realmente en paz.

Cuando leemos el libro del Evangelio de San Lucas capitulo 15 nos damos cuenta de esa misericordia, la cual Dios extiende para toda la creación.

Sigue leyendo

No pierdas la esperanza – Juan C. Aguilera

San Lucas 8:50

“Oyéndolo Jesús, le respondió: no temas; cree solamente, y será salva”

Con el pasar de los años me he dado cuenta que en todo camino hay etapas de desalientos y desconsuelos, donde parece que nada tiene sentido y hasta la propia vida parece haber perdido importancia; jóvenes en las universidades, liceos y centros de capacitación que por alguna dificulta ven como alternativa abandonar los estudios, en matrimonios por no comprenderse el uno al otro llega a la mente que el divorcio es la solución más viable, y hasta personas que en su peor ocasión por reunir todas las características antes mencionadas pretenden quitarse la vida creyendo que es lo mejor; pero les digo que no pierdan la esperanza todavía hay solución.

Sigue leyendo

En los malos momentos ¿seguiré confiando? – Juan C. Aguilera

En los malos momentos ¿seguiré confiando?

Romanos 8:28

“Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

Dicen que después de la tormenta llega la calma; lo curioso es que muchas de las tormentas que pasamos al parecer dejan secuelas en nuestra vida que hacen de nosotros personas diferentes y no para mejorar sino que empezamos a vivir bajo miedo, temores y angustias. Sabemos que todo es para mejor, pero ¿cuánto lo asimila el “yo” interior de que los momentos que se viven es para el crecimiento y que aunque no parezca sigue la promesa que los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien?

Sigue leyendo

Semana Santa – Juan C. Aguilera

Acercarse a Dios o hacer algo que me justifique delante de Él

Romanos 14:11

“Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí”.

La semana santa es celebrada en muchos países que han aceptado la realidad de que Jesucristo vino a esta tierra y se hizo hombre para padecer hasta morir por los pecados de la humanidad y también resucitar de entre los muertos con motivo de que el era el Hijo de Dios y por lo tanto como dice la escritura tendría que resucitar y ser levantado al cielo con poder y gloria.

Creo que en todas partes donde se reconoce a Cristo como el hijo de Dios y creen lo dicho por los evangelio hacen de alguna forma su fe o su creencia una utopía de lo que ellos quieren de Dios y en realidad nunca o pocas veces se detienen a pensar que el quiere para cada uno de nosotros; simplificar por temporada complicamos todo ya que el Señor no busca sacrificio que nosotros daríamos sino un corazón que de continuo esté dispuesto a rendirse delante de el.

Sigue leyendo

No caer jamás – Juan C. Aguilera

Creo que nuestras metas son el anhelo de nuestras vidas, pero lo que muchos ignoran es que muchas veces alcanzarla no es el problema sino mantenerla y desarrollarla, como dijo alguien en una ocasión el problema no es llegar arriba sino mantenerse, y estoy convencido que todos los que nos tomamos un tiempo para leer estas reflexiones es en busca de salidas a problemas, respuestas a incógnitas de la vida y lo más importante y por ende que resolvería las dos primera es encontrar una palabra de Dios.

Para muchos de los que han dejado de hacer una actividad o han abandonado la búsqueda del Señor, su mayor conflicto no es como levantarse o como comenzar, sino que en muchos de los casos piensan que van a volverle a fallar al Señor, siento que si lo hago ahora no resistiré y no permaneceré; creo que a todos nos han llegado estas preguntas a nuestras vidas en el momento de retomar algo de mucha importancia.

Sigue leyendo

En su abrigo puedes estar tranquilo – Juan C. Aguilera

En su abrigo puedes estar tranquilo.

Salmo 91.1

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.”

El miedo y el temor son unos de los sentimientos que impiden que seamos feliz, que la incertidumbre que invade nuestras vidas nos afligen y hace que empecemos a creer en las palabras del enemigo, las que repite a diario “no puedes hacerlo, no puedes cambiar, siempre te va a salir mal, para que intentarlo de nuevo, eres un perdedor, no naciste para eso”, y como dicen por allí: “de tanto decírmelo me lo empiezo a creer”.

Quiero ser claro y preciso en este tema ya que la base de todos nosotros es la palabra de Dios y quiero confrontarte en esto. Lo que aprendemos en la vida tiene un propósito una razón de ser o no recuerdas cuando te enseñaban a sumar o restar y la maestra te ponían el ejemplo de ir a la bodega y llevas tanto y compras un caramelo y cuanto te queda y de esta manera aprendimos a restar; o si tienes 5 manzanas y tu mamá te da 3 manzanas cuanto es… enseñanzas como estas son las que hicieron que nos enfrentáramos a la señora de la bodega para no permitir que nos quite nuestro dinero.

Sigue leyendo