La Familia Cristiana – Helmut Schatte

Nuestros ojos perciben a las personas como gordas, flacas, bajas, altas, feas, bonitas, nuestro olfato califica al hediendo o perfumado, nuestros oídos clasifican al que habla duro, ronco, chillón, o afónico. Nuestras características físicas son detectables por medio de nuestros sentidos. Lo que está a la vista de los demás también debería estar para nuestros propios ojos pero curiosamente tendemos a ignorarlos, incluso quien está pasado de peso suele molestarse si se lo recuerda.

Hay otro aspecto que no se capta con los sentidos: el carácter, cuyos rasgos son intangibles, no visibles, ni olibles, ni audibles, es el espejo del espíritu, lo definen como “animo, valor, aliento, brío, esfuerzo”, ese carácter albergado por nuestro espíritu resulta de la sumatoria de mente, emociones y voluntad, todos encerrados en ese contenedor llamado espíritu, el que si está iluminado por el Espíritu de Dios brillará por sus características de “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza” (Gálatas 5:22), mas si ese espíritu es gobernado por el cuerpo y sus sentidos, tendrá el riesgo inminente de “adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, homicidios, borracheras y orgías”(Gálatas 5: 19-21).

Seguir leyendo

¿En que estas invirtiendo tu tiempo hoy? – Paty Abrego

El tiempo es algo muy valioso el cual debemos de valorar mucho y saber en que invertirlo y en que no, debemos organizarnos diariamente. Muchas veces invertimos nuestro tiempo en cosas que no nos edifican en cosas que a la larga nos afectaran por nuestra mala organización y mal empleo de este.

Y es que muchas veces dedicamos mas tiempo para dormir del que deberíamos, dedicamos mas tiempo en estar navegando en el internet o lo que es mas común en estar en el chat hablando con nuestros amigos y dejamos de lado las responsabilidades que tenemos y a las que deberíamos de dedicar un poco mas de tiempo.

Dejamos de lado nuestra relación con Dios, dejamos de lado el leer su palabra, dejamos de lado el hablar con El, de estar un tiempo a solas con El, y es que los seres humanos perdemos demasiado nuestro tiempo y no nos damos cuenta que el tiempo que perdimos ya no lo podremos recuperar.

Seguir leyendo

¿Amigos con Derecho? – Enrique Monterroza

Desde hace varios años he venido escuchando el término: “Amigos con Derecho” y cada día me es más común escucharlo. Pueda que ustedes también lo hayan escuchado o tal vez hasta caído en ese enorme error.

El enemigo es muy astuto y cada día está inventando nuevos términos para referirse a relaciones que no están bajo la cobertura del Señor o relaciones en las cuales no se quiere tomar ninguna clase de compromisos y en donde no existe realmente un verdadero amor.

Hoy quiero dedicar este articulo a todas aquellas personas que voluntaria o involuntariamente han caído en el error de ser: “Amigo o Amiga con Derecho” y que esperando algo real y bonito se encontraron con una de las peores decisiones que pudieron tomar en su vida.

Seguir leyendo

Para evitar tropezarnos – Rene Giesemann

Salmos 119:105 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Ayer mientras íbamos de regreso a casa al salir de la oficina, Enrique un buen amigo y yo platicábamos acerca de lo complicado que puede ser el entablar relaciones efectivas al mudarse a otra ciudad, ambos por cuestión de nuestro trabajo actual tuvimos que mudarnos y hemos tenido que enfrentarnos a la idiosincrasia de la cultura local, solo que por algún motivo lo hicimos con enfoques diferentes.

Afortunadamente he sido bendecido con una facilidad natural para hacer amigos, pero mas que una facilidad, es que en la palabra de Dios he encontrado una formula para hacerlo, además de que en ella también he encontrado ejemplos claros y guías de cómo debe de ser una amistad, lo cual me permite tener bien definido que es lo que busco de una amistad, que es lo que tengo que dar en una amistad y me permite hacer una estrategia con acciones especificas para poder entablar esas relaciones.

Seguir leyendo

Soberbia – Helmut Schatte

La soberbia es un pecado tan común que por su popularidad pasa mimetizada como parte del paisaje, la soberbia es la que lleva a los hombres a erigirse como su propio dios, su escala de valores y prioridades son tan monotemáticas pues empiezan con un “yo” y terminan con el mismo “yo”. “Jalisco nunca pierde”, es testarudo al extremo, normalmente le fascina que lo adulen, se distinguen en el grupo pues nadie quiere discutir con él pues tal acción es considerada como una agresión en su contra o una clara pérdida de tiempo, cuando junta tal adorno con ignorancia y autoridad, se transforma en algo mucho más peligroso que un niño manejando una locomotora.

No acepta consejos ni le importa opinión que no sea la propia, si se le lleva la contra cae fácilmente en la violencia. “Por la soberbia sólo viene la contienda, mas con los que reciben consejos está la sabiduría”(Proverbios13:10).

Seguir leyendo

Endiosamiento – Helmut Schatte

El hombre ha reemplazado sus dioses primitivos por otros que encarnan sus propias debilidades, a los cuales se entrega como si se tratase de dioses de verdad, así pasa con el dinero, el sexo, el poder y la belleza, y por supuesto, en su vanidad nunca perdida: se erige como su propio dios, suena raro pero si lo analiza con mucha honestidad puede descubrir que también usted ha caído o cae en la práctica de autoerigirse como dios, medite sobre las siguientes evidencias que se encuentran en quien se endiosa, después concluirá si conoce o ha conocido a alguien con las siguientes características:

Determina normas de conducta para sí mismo y para los demás, se atreve a increpar o cuestionar hasta el propio Dios, haciéndole la típica pregunta del ¿”por qué a mi?, y con mas atrevimiento “¡esto no es justo!”, fija las metas y la forma “correcta de hacer las cosas”, asume el papel de Dios.

Seguir leyendo

Hasta los malos momentos pasan – Brendaliz Avilés

Este momento que ahora estoy viviendo, no será eterno.

Pasará así como el reloj que nunca se detiene marcando y viendo las horas pasar. Hay un tiempo marcado, específico y cronometrado en el que Dios se glorificará. Ese momento será especial y hermoso, con nuevos aires de libertad. Será tanta la felicidad que inundará mi ser entero, que mi rostro me delatará. Abriré mi boca, publicaré y testificaré las grandes obras que ha hecho y hace Dios.

Seguir leyendo