Archive for the ‘Vida Cristiana’ Category

Aprendiendo a descansar en el Señor

Como seres humanos, con errores y defectos y de cierto modo o hasta cierto punto influenciados por el sistema de este mundo, queremos resolver las cosas a nuestra forma o manera de pensar, sobretodo cuando creemos que estamos en lo cierto o que tenemos la absoluta razón.

Cuando llegamos a los caminos del Señor, nos damos cuenta de que la palabra de Dios nos enseña cosas que no sabíamos, como por ejemplo confiar absolutamente en el Señor; es decir; dejar todas nuestras cargas, inquietudes y ansiedades en las manos de Dios.

Pero que difícil es poner en practica este versículo: “Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes”. (1 Pedro 5:7 TLA)

Sigue leyendo

¿Cómo mantener la fe en medio de la tormenta? – Hefzi-ba Palomino

Mateo 8:23-26

Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar, una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, Sálvanos, que perecemos! El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe?

Uno se pone a pensar: si a los hombres y mujeres que estuvieron con Jesús, que caminaron con El, que escucharon sus palabras en la forma original y que se admiraban cuando hacia milagros, con frecuencia Jesús, como en el versículo anterior, les llamaba “hombres de poca fe”, ¿qué podríamos esperar que nos dijera a los hombres y mujeres del S-XXI? Pues déjame decirte que nosotros los creyentes de este siglo, hemos creído sin ver – por fe, y este factor es precisamente lo que marca la diferencia; Dios nos ha llamado a creer – a tener fe – y a vivir por fe; por fe somos Hijos de Dios, ricos en amor y buenas obras, sanos y prosperamos como prospera nuestra alma.

Sigue leyendo

Camino angosto sin atajos – Helmut Schatte

Buscar atajos constituye un deporte muy popular: toda vez que se consigue obstáculo en la calle o en la carretera, podemos ver como nunca faltan esos que se salen de la vía buscando un atajo, se reincorporan más adelante con desprecio para con aquellos “bobos” que quedaron pacientemente en espera, ¿se creen más vivos? Evidentemente así pareciera, pero en la realidad sólo consiguieron ganar unos cuantos segundos, tal vez minutos, una cantidad despreciable de tiempo. También los hemos visto cuando el trafico se tranca en carretera angosta de dos vías por algún accidente, allí saliéndose de la columna ocupan el canal donde se supone vendrán los que circulan en dirección contraria, para conformar una verdadera barrera de vehículos, mirándose frente a frente y sin ninguna posibilidad de solución.

Sigue leyendo

Crecimiento no es igual a madurez – Juan C. Aguilera

Crecimiento no es igual a madurez

Lucas 8:6,13

“Otra parte cayó sobre las piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad. Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, Reciben la palabra con gozo; pero estos no tienen raíces; crece por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan”.

En mi caminar con el Señor he observado como muchos de los que se acercan y creen han tenido un crecimiento y “madurez” para asimilar el proceso de Dios, pero llega un momento en sus vida que todo cambia y las adversidades les hacen retroceder y se desvanecen a tal punto que llegan a negar las maravillas de Dios y a retroceder sin intención de regresar.

Sigue leyendo

Cristo Cortanota – Helmut Schatte

Aún conservo algunas costumbres de soltero, como esa de llegar a casa, entrar a mi cuarto y prender la televisión, en esas circunstancias suelo ver fragmentos de películas en forma intermitente, entre las idas al baño y las visitas al closet, si el tema vale la pena puede ser que le ponga atención completa y dependiendo de lo avanzado de la trama es que decido terminarla de ver o no, en este caso fue precisamente el tema quien me atrapó pues aunque de ciencia ficción, planteaba el descubrimiento en una excavación arqueológica en Jerusalén, de un cuerpo que supuestamente podía ser el de Jesucristo, ¿se imaginan que tal cosa sucediese?, significaría que Cristo no resucitó; el derrumbe del cristianismo pues desaparecería el personaje central, la piedra angular sobre la cual está fundado el cristianismo.

Sigue leyendo

La Familia Cristiana – Helmut Schatte

Nuestros ojos perciben a las personas como gordas, flacas, bajas, altas, feas, bonitas, nuestro olfato califica al hediendo o perfumado, nuestros oídos clasifican al que habla duro, ronco, chillón, o afónico. Nuestras características físicas son detectables por medio de nuestros sentidos. Lo que está a la vista de los demás también debería estar para nuestros propios ojos pero curiosamente tendemos a ignorarlos, incluso quien está pasado de peso suele molestarse si se lo recuerda.

Hay otro aspecto que no se capta con los sentidos: el carácter, cuyos rasgos son intangibles, no visibles, ni olibles, ni audibles, es el espejo del espíritu, lo definen como “animo, valor, aliento, brío, esfuerzo”, ese carácter albergado por nuestro espíritu resulta de la sumatoria de mente, emociones y voluntad, todos encerrados en ese contenedor llamado espíritu, el que si está iluminado por el Espíritu de Dios brillará por sus características de “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza” (Gálatas 5:22), mas si ese espíritu es gobernado por el cuerpo y sus sentidos, tendrá el riesgo inminente de “adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, homicidios, borracheras y orgías”(Gálatas 5: 19-21).

Sigue leyendo

¿En que estas invirtiendo tu tiempo hoy? – Paty Abrego

El tiempo es algo muy valioso el cual debemos de valorar mucho y saber en que invertirlo y en que no, debemos organizarnos diariamente. Muchas veces invertimos nuestro tiempo en cosas que no nos edifican en cosas que a la larga nos afectaran por nuestra mala organización y mal empleo de este.

Y es que muchas veces dedicamos mas tiempo para dormir del que deberíamos, dedicamos mas tiempo en estar navegando en el internet o lo que es mas común en estar en el chat hablando con nuestros amigos y dejamos de lado las responsabilidades que tenemos y a las que deberíamos de dedicar un poco mas de tiempo.

Dejamos de lado nuestra relación con Dios, dejamos de lado el leer su palabra, dejamos de lado el hablar con El, de estar un tiempo a solas con El, y es que los seres humanos perdemos demasiado nuestro tiempo y no nos damos cuenta que el tiempo que perdimos ya no lo podremos recuperar.

Sigue leyendo