Aprendiendo a descansar en el Señor

Como seres humanos, con errores y defectos y de cierto modo o hasta cierto punto influenciados por el sistema de este mundo, queremos resolver las cosas a nuestra forma o manera de pensar, sobretodo cuando creemos que estamos en lo cierto o que tenemos la absoluta razón.

Cuando llegamos a los caminos del Señor, nos damos cuenta de que la palabra de Dios nos enseña cosas que no sabíamos, como por ejemplo confiar absolutamente en el Señor; es decir; dejar todas nuestras cargas, inquietudes y ansiedades en las manos de Dios.

Pero que difícil es poner en practica este versículo: “Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes”. (1 Pedro 5:7 TLA)

En los momentos más difíciles de nuestra vida como creyentes es cuando mas debemos aplicar la palabra de Dios ya que a través de ella obtenemos las armas necesarias para nuestra victoria contra las asechanzas del diablo. Como cristianos estamos conscientes de que nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados y potestades que interfieren día a día en nuestro crecimiento y en nuestra relación personal con Dios.

Muchas veces creemos que las decisiones que tomamos son las mas idóneas o las correctas pero realmente sino estamos alineados a la perfecta voluntad de Dios, nuestras decisiones nos pueden llevar al fracaso.

Viendo la situación actual de la iglesia, podemos darnos cuenta de que esta situación tal vez para los creyentes sea culpa de los lideres y tal vez para muchos lideres, la culpa es de los creyentes (que de cierto modo no están ejerciendo liderazgo), pero la triste realidad de todo este asunto es que todos tenemos nuestra cuota de culpabilidad al hacer las cosas para agradar al hombre y no al Creador.

Hace poco leí unas líneas que decía que la mayoría de los cristianos no conocen a su Creador y analizando estas cortas líneas llegue a la conclusión de que es cierto, pues de conocer mas al Señor no existieran tantos cristianos apartados de Dios, cristianos llevando una doble vida, ni se cumpliera el versículo que dice: “Pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.” (Oseas 4:6 NVI)

Si realmente como pueblo de Dios le conociéramos, aprenderíamos a dejar toda circunstancia o momento difícil que se nos presente en las manos del Señor. Pues la palabra de Dios dice “Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes”. (1 Pedro 5:7 TLA). Pero cuan difícil es dejar todo en manos del Creador en los momentos de adversidad, momentos en los que como seres humanos, con errores y defectos no vemos una solución pronta a nuestro problema, momentos en los que pareciera que Dios no escucha nuestra oración, momentos en los que desviamos nuestra mirada del autor y consumador de la fe. ¡Cuanta falta nos hace conocer a Dios!

Hace algún tiempo observamos una situación en la que lógica humana hacia sentir que cualquier decisión que se tomara en ese momento era la mas idónea, probablemente por decepción, frustración o porque sencillamente cualquiera al ver dicha situación podía decir “estas perdiendo el tiempo”, incluso en momentos así, cuando abres La Biblia, encuentras versículos que “apoyan” tu pensamiento, pero definitivamente Dios no se equivoca al decirnos “«Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el SEÑOR—”. (Isaías 55:8 NVI) y lo hermoso de todo esto es que cuando decidimos hacer La Voluntad de Dios y dejar a un lado la lógica humana veremos la mano de Dios moverse en medio de nuestra dificultad.

Amado hermano por experiencia propia, estamos convencidos de que cuando queremos hacer nuestra voluntad, la de Dios queda subyugada; al contrario cuando decidimos dejar que Dios opere en la vida y en el corazón del hombre vemos la Gloria de Dios.

Si como líder de tu congregación te aflige la situación actual y sientes que no avanza lo único que se puede hacer es lo que dice La Biblia “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. (Salmos 37:5 RV 1960) ya que el mas interesado en el crecimiento espiritual de la obra es Dios, a nosotros como siervos, solo nos resta orar y pedir a Dios su dirección, es la única garantía de que dirigidos por su Espíritu Santo tengamos su respaldo.

“Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. (Salmos 37:5 RV 1960)

Escrito por: Iliana Aguilera y Kenny Quijada
Escrito para: Ministerio Vivo Para Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: