Camino angosto sin atajos – Helmut Schatte

Buscar atajos constituye un deporte muy popular: toda vez que se consigue obstáculo en la calle o en la carretera, podemos ver como nunca faltan esos que se salen de la vía buscando un atajo, se reincorporan más adelante con desprecio para con aquellos “bobos” que quedaron pacientemente en espera, ¿se creen más vivos? Evidentemente así pareciera, pero en la realidad sólo consiguieron ganar unos cuantos segundos, tal vez minutos, una cantidad despreciable de tiempo. También los hemos visto cuando el trafico se tranca en carretera angosta de dos vías por algún accidente, allí saliéndose de la columna ocupan el canal donde se supone vendrán los que circulan en dirección contraria, para conformar una verdadera barrera de vehículos, mirándose frente a frente y sin ninguna posibilidad de solución.

Esta actitud no es expresión aislada; cada día conseguimos personajes que poco menos gritan su desprecio absoluto por los demás, entrabando cualquier acto humano sólo por la supuesta diversión de sentirse superior, pero ni siquiera son comparables a los animales que marchan en manadas o a los pájaros que vuelan en bandadas. Lo único que demuestran es su coeficiente intelectual escaso y una extraña vocación por entorpecer toda actividad que ellos no controlen.

Los atajos constituyen para el hombre una tentación muy frecuente y para muchos motivo de perdición: allí está los que eligen delinquir para conseguir objetivos económicos por la vía rápida, allí están los que se divorcian porque “les sirvieron la comida fría”. Allí están los que recurren a la mentira como camino corto para no enfrentar la verdad.

El camino al perfeccionamiento no es fácil, requiere constancia, esfuerzo y mucho trabajo. No hay atajos ni recetas para llegar antes a la meta, eso lo pueden certificar los atletas de alta competencia, los médicos y los artistas en todas sus disciplinas. El hombre, a diferencia de sus compañeros en la escala animal, poseyendo además del cuerpo, un espíritu y un alma, prefieren cultivar sólo lo visible (algunos ni siquiera esto), permaneciendo en el nivel de animal, no cultivan espíritu y alma, minimizan la vida usando los atajos de los instintos, viviendo una vida con tanto propósito como el que tienen aquellos perros que corren ladrándole a las ruedas de un vehículo en movimiento.

Quien desconoce a Dios viviendo a nivel de animal, desperdicia su vida y corre el inminente riesgo de morir peor de cómo vivió, ni siquiera como animal. Quien desee elevarse sobre esa condición debe buscar la comunicación con su Creador, mediante el conocimiento del manual del fabricante (la Palabra) y mediante el ejercicio diario de esas reglas establecidas para la convivencia humana, como el amor, la tolerancia y el perdón.

“Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella, porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. (Mateo 7:13-14).

Autor: Helmut Schatte
Escrito para: Diario El Tiempo y Ministerio vivo Para Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: