Soberbia – Helmut Schatte

La soberbia es un pecado tan común que por su popularidad pasa mimetizada como parte del paisaje, la soberbia es la que lleva a los hombres a erigirse como su propio dios, su escala de valores y prioridades son tan monotemáticas pues empiezan con un “yo” y terminan con el mismo “yo”. “Jalisco nunca pierde”, es testarudo al extremo, normalmente le fascina que lo adulen, se distinguen en el grupo pues nadie quiere discutir con él pues tal acción es considerada como una agresión en su contra o una clara pérdida de tiempo, cuando junta tal adorno con ignorancia y autoridad, se transforma en algo mucho más peligroso que un niño manejando una locomotora.

No acepta consejos ni le importa opinión que no sea la propia, si se le lleva la contra cae fácilmente en la violencia. “Por la soberbia sólo viene la contienda, mas con los que reciben consejos está la sabiduría”(Proverbios13:10).

El soberbio cree saberlo todo y tener la razón en todo, recurre a cualquier medio, como la mentira y la manipulación para demostrar su superioridad. Cuando confiesa creer en Dios miente, pues el dios que lo gobierna es su propio ego, su propia visión del mundo, su propia sabiduría, justicia y normativa. “Enmudezcan los labios mentirosos, que arrogantes hablan contra el justo con soberbia y desprecio.” (Salmos 31:18)

El antónimo de soberbia es humildad, el humilde calla, el soberbio vocifera y amenaza, el humilde oye consejo, el soberbio en su ceguera corre hacia el precipicio sin titubear, se niega a ver que su final fatal está en el fondo del despeñadero. “Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Más con los humildes está la sabiduría”. (Proverbios 11:2).

Como no acepta consejo que no sea el propio, nadie puede impedir su autodestrucción, lo único que escucha y agrada son los aplausos de los que le adulan, es feliz mientras su sueño dura, generoso con quien le lleva la corriente, no acepta más reglas que las propias. “Los amonestaste para que volvieran a tu ley, pero ellos obraron con soberbia y no escucharon tus mandamientos, sino que pecaron contra tus ordenanzas, las cuales si el hombre las cumple, por ellas vivirá. Y dieron la espalda en rebeldía, endurecieron su cerviz y no escucharon”. (Nehemías 9:29). “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.” (Proverbios 29:1).

Los soberbios aprovechan la ignorancia para jactarse de su supuesta brillantez y ser admirados como sabios, pero solo se engañan a sí mismos, la soberbia es uno de los pecados que difícilmente logran el perdón de Dios. “En cuanto al terror que infundías, te ha engañado la soberbia de tu corazón; tú que vives en las hendiduras de las peñas, que ocupas la cumbre del monte. Aunque hagas nido tan alto como el del águila, de allí te haré bajar, declara el Señor.” (Jeremías 49:16).

Soberbia: “Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros. Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás”.

Escrito para: Diario El Tiempo y Ministerio Vivo Para Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: