Endiosamiento – Helmut Schatte

El hombre ha reemplazado sus dioses primitivos por otros que encarnan sus propias debilidades, a los cuales se entrega como si se tratase de dioses de verdad, así pasa con el dinero, el sexo, el poder y la belleza, y por supuesto, en su vanidad nunca perdida: se erige como su propio dios, suena raro pero si lo analiza con mucha honestidad puede descubrir que también usted ha caído o cae en la práctica de autoerigirse como dios, medite sobre las siguientes evidencias que se encuentran en quien se endiosa, después concluirá si conoce o ha conocido a alguien con las siguientes características:

Determina normas de conducta para sí mismo y para los demás, se atreve a increpar o cuestionar hasta el propio Dios, haciéndole la típica pregunta del ¿”por qué a mi?, y con mas atrevimiento “¡esto no es justo!”, fija las metas y la forma “correcta de hacer las cosas”, asume el papel de Dios.

Como sus normas no admiten discusión, demanda obediencia absoluta, nada ni nadie escapa de ellas, ¡todos deben hacer las cosas a su manera!.

Juzga las actitudes de Dios, de otros y las propias sobre esa base de normas que él mismo ha determinado, todo lo que esté fuera de esas normas es malo o equivocado.

Quien asume esta posición de poseedor de la verdad absoluta, o sea de Dios, busca venganza cuando alguien “ose” desobedecer esas normas, ¡me desobedeciste , por lo tanto te puedo castigar! Por cualquier medio intentará controlar circunstancias y personas tal que sus normas sean respetadas. Solo confiará en sí mismo. Ejerce y declara independencia soberana, haciendo lo que le plazca, cuando y como se le antoje. “Es mi vida, mi dinero, mi carrera, ¡déjenme en paz!”.

Busca la alabanza, la aprobación y aceptación de los demás y no del Dios verdadero. Nunca pide ayuda ni dirección, mucho menos disculpas a nadie, ni siquiera a Dios. “Soy suficientemente capaz para hacer cualquier cosa solo”.

Con tantos “dioses” sueltos; resulta imposible buscar armonía, de allí que cuando se busque, esta se hace difícil, más si es en torno a alguien que usurpa el papel de Dios, el resto se desbandará en tantas formas como dioses impostores existan. Nadie dialoga considerando siquiera la posibilidad de estar equivocado, de aquí proviene el sectarismo, el fundamentalismo y la arrogancia, esto no solo se manifiesta en los partidos políticos, también lo muestran los cristianos que pese a creer en un solo Dios, en su hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo, viven resaltando las diferencias en vez de hacerlo con las coincidencias. Todos olvidan que quien tiene la última palabra es Dios Padre, nos solazamos en las diferencias de salvación por predestinación o por libre albedrío, si San Nicolás y el Espíritu de la Navidad, etc. ”Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano?, o tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?. Porque todos compareceremos al tribunal de Cristo”. (Romanos 14:10).

Es Navidad, fecha en que recordamos el nacimiento de nuestro Salvador, por amor a ese Dios que compartimos… ¡actuemos alguna vez como verdaderos cristianos!

Tomado de: Diario El Tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: