Caminando sobre cascaras de huevo – Rene Pleitez

Caminando sobre cascaras de huevo

Efesios 4:26

“Airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo”

Acabo de leer un artículo donde menciona esa frase tan llamativa, se refiere a que las personas deben de andar con cuidado a nuestro alrededor porque de lo contrario estallamos con cualquier cosa y con cualquier persona.

Que realidad mas grande la que he descubierto este día, cuantas veces mi madre no podía ni verme porque yo ya estaba molesto y preguntándole que porqué me veía tanto, o cuantas veces quien hoy es mi esposa ha tenido que soportar mis malos ratos solamente porque yo estoy de mal humor.

Los cristianos somos personas llamadas a ser ejemplo en nuestra manera de comportarnos, especialmente en nuestras casas (ya que ser cristiano en la iglesia es lo más fácil del mundo).

¿Porque muchas veces nos encontramos de mal humor? Me atrevería a decir que la mayoría de veces es porque no hemos buscado a Dios en todo el lapso del día y cuando las cosas no salen como nosotros queremos comenzamos a utilizar el “arma” del mal humor para apartarnos de los demás y creer que vamos a reflexionar en qué está ocurriendo en nuestras vidas.

Lastimosamente no nos damos cuenta que con nuestras actitudes lo que hacemos es levantar una muralla china (la más larga construida en la historia) que no permite que las demás personas puedan razonar con nosotros y ayudarnos en nuestros problemas.

En lugar de buscar consejo y apoyo en las personas que nos rodean nos aislamos de ellas y provocamos un ambiente de tensión en casa, no se los digo porque me contaron que eso ocurre sino porque lastimosamente a mi me ha ocurrido, es mejor dejar el enojo con nosotros mismos antes que dañemos a las personas que mas amamos en la vida (nuestra familia).

La Biblia nos llama a que estemos en paz con todos y aún más que aprendamos a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

No permitamos que nuestro mal humor dañe a los demás por malas decisiones, por cuestiones muy personales, por frustraciones de las cuales no tienen la culpa nuestra familia.

Mejor cuando te sientas que provocarás que las demás personas ni tan siquiera se acerquen a ti o que tengan que hablar con sumo cuidado contigo, mejor busca a Dios de todo tu corazón, lee la palabra, medita en los problemas que te estén causando que los demás no puedan ni volverte a ver para que encuentras una solución antes de hacer sentir mal a tus seres queridos.

Evita la ira y la contienda para que seas feliz en la vida.

Tomado de: www.devocionaldiario.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: